miércoles, 17 de agosto de 2011

Entropía: la transformación inevitable?

Sin profundizar en el concepto, quería explicar el concepto de Entropía, y añadir una reflexión al respecto.





La palabra entropía procede del griego ἐντροπία y significa desorden y transformación a un estado de equilibrio energético. En todo el universo se tiende a un estado de máxima entropía, es decir, al desorden y al caos, hasta conseguir un nivel de energía uniforme. La entropía por tanto puede crearse, pero no destruirse. 






Un ejemplo sencillo: si soltamos un huevo desde la mano al suelo, este caerá y se romperá. Por el camino, su energía iría descendiendo (convertimos la energía invertida en levantar el huevo desde el suelo en velocidad, calor, sonido...) hasta que choca contra el suelo y se fragmenta en miles de trocitos. Sería impensable que aportando energía el proceso fuera en sentido contrario (como rebobinando un vídeo, los trocitos se irían juntando, encerrándose de nuevo en la cáscara y volando hacia la mano...) es un proceso irreversible.


Puede extenderse este concepto a los sentimientos? Hasta hace poco pensaba que sí, pero ahora estoy empezando a dudar.

Porque en un principio, una relación exige dedicación, esfuerzo... es un proceso en contra de la energía caótica y desordenada que es la entropía. A la menor oportunidad, esta relación se rompe: la unidad pareja se separa en dos unidades persona que, a su vez irán contra corriente para unirse con otras personas y formar nuevas uniones.


Pero, ¿y si se pudiera dar una unión en la que la energía de la pareja fuera más estable que la energía por separado? ¿Cómo saberlo?
Pienso que cuando lo único que sientes es una atracción física, un interés puntual, sea económico, sea para conseguir algo tangible, la energía no será lo suficientemente fuerte para vencer la entropía. Lo mismo ocurre cuando te encuentras en una relación en la que no se comparte, cuando no hay sincronía entre las personas, y uno siente que le falta algo de la otra persona. 



A veces, para intentar mantener por un tiempo más la relación, se utilizan fuerza ajenas: infidelidad, compra de cosas lujosas para compensar... intentos desesperados por mantener una relación, que a veces llegan a ser para toda la vida, pero que no han paseado por el verdadero camino de la felicidad, sólo dieron un pequeño paseo, al comienzo de la relación, cuando todavía es primavera, pero al primer chaparrón salen huyendo a refugiarse, sin preocuparse por nadie más que uno mismo... se crea más entropía...



Pero esta vez estoy empezando a dudar, es como si el universo dijera: tranquilo, esa energía es para ti, eres dueño de tu propia entropía.

Se dueño de tu propia entropía, busca a esa persona que te hace tan especial, y comprueba que tú también le haces sentir especial a ella, y nada podrá separaros de en la búsqueda de la felicidad. Y si todo va bien, la encontraréis juntos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada